top of page

EL PROCESO SENSORIAL DE MI HIJO

Actualizado: 10 feb 2023



¿Qué es la terapia PROMPT?   EL SISTEMA PROMPT, es una jerarquía de intervención terapéutica, que aborda varios sistemas. PROMPT es una técnica, un abordaje de tratamiento que utiliza información holística, auditiva, visual pero principalmente táctil propioceptiva para ayudar a organizar, planificar y secuenciar los elementos fonéticos y fonológicos del habla. PROMPT consiste en una serie de maniobras que se realizan en la cara del paciente manipulando los órganos fonoarticulatorios para desarrollar los subsistemas del habla: Sistema fonatorio, mandibular, labiofacial, lingual y de movimiento secuenciado.

¿Qué es un Trastorno Sensorial? Esta es una de las grandes preguntas que se hacen madres y padres de niños que reciben un primer diagnóstico o sospecha de autismo, o trastorno sensorial. El término se refiere a las dificultades para manejar la información captada por los sentidos. Estas dificultades, en ocasiones conocidas como trastorno del procesamiento sensorial o trastorno de integración sensorial, pueden tener un gran impacto en el aprendizaje y en la vida diaria.

Y es que el impacto emocional que se recibe solo con la sospecha de su existencia en la vida de nuestros hijos nos va a predisponer a un estado mental que puede ser un enemigo a la hora de querer afrontar la noticia con niveles mínimos de serenidad.


Ahora que todo está más tranquilo y definido, les hablaré del trastorno sensorial desde mi experiencia y después de buscar en muchas páginas de internet, les compartiré algunas definiciones.

. ¿Qué son las dificultades del procesamiento sensorial?: El cerebro de algunas personas tiene dificultad para organizar y responder a la información captada por los sentidos. Ciertos sonidos como escuchar el vaciamiento del sanitario, el funcionamiento de la licuadora o procesador de alimentos, destellos de luces, olores, texturas y sabores, pueden causar una sensación de “sobrecarga sensorial”. Luces brillantes o intermitentes, sonidos fuertes, -como cuando se activa la alarma de humo de la casa, la alarma del auto o la alarma de entrada y al abrir la puerta genera fuerte ruido- y ciertas texturas de alimentos y de prendas de vestir son algunos de los detonantes que pueden hacer sentir a los niños agobiados y molestos.


Existen dos tipos de problemas de procesamiento sensorial y muchos experimentan una mezcla de ambos. Uno es demasiada sensibilidad (hipersensibilidad) que conduce a la evasión sensorial, los niños evitan la estimulación sensorial porque es demasiado abrumadora. La otra es poca sensibilidad (hipo sensibilidad) que resulta en la búsqueda sensorial, los niños buscan más estimulación sensorial. Algunos niños pueden buscar y también evitar sensaciones. Pueden ser excesivamente sensibles a algunos estímulos sensoriales y poco sensibles a otros. Sus reacciones también pueden cambiar de un día para otro, o incluso a lo largo del día, dependiendo del entorno y de la situación.

A menudo los niños con dificultades del procesamiento sensorial son hipersensibles, es decir intentan evitar las sensaciones que consideran intolerables. Sin embargo, algunos buscan más estimulación sensorial, no menos. Quieren tocar las cosas y sentir contacto físico y presión, aquí evidenciamos lo que Kyrios Suit nos ofrece con la compresión, pueden ser menos sensibles al dolor y que su tolerancia al mismo sea inusualmente alta. Es por eso por lo que prefieren jugar con rudeza y no entienden si están lastimando a alguien.



Las dificultades del procesamiento sensorial no son una única razón, pero pueden tener un gran impacto en el aprendizaje.




. Señales y síntomas de las dificultades del procesamiento sensorial: Lo que usted o el maestro de su hijo podrían observar depende de dos cosas.  La primera es el detonante, la estimulación sensorial que abruma a su hijo.  La segunda es el tipo de problema de procesamiento sensorial que tiene su hijo.  . Evasión sensorial Los niños que evitan la estimulación sensorial pueden reaccionar a una extensa variedad de desencadenantes, que pueden incluir: ruidos, ropa, lugares con muchas personas o ciertos olores o texturas de alimentos, entre otros. Cualquiera que sea el detonante, la reacción puede llegar a ser extrema.

La sobrecarga sensorial puede generar crisis sensoriales. Estas son muy diferentes a los berrinches porque el niño no tiene control sobre ellas, sumado a nuestra falta de normas y límites.




. Otras señales que usted podría observar en su hijo: Poder saber qué hacer y a qué nos vamos a enfrentar es uno de nuestros mejores aliados. No tienen que estar presentes todas, pero sí algunas de éstas - Se siente agobiado fácilmente con personas o lugares. - Busca lugares tranquilos cuando el entorno es ruidoso y concurrido. - Se sobresalta con facilidad por ruidos repentinos. -Le molesta la luz brillante - Se niega a usar ropa que pica o que le parece incómoda. - Evita tocar a las personas o abrazarlas. - Reacciona con intensidad a la textura o al olor de ciertos alimentos. - Se rehusa a probar nuevos alimentos y tiene una dieta muy limitada de comidas que le gustan. - Se molesta por cambios pequeños en la rutina o en el entorno y evita intentar cosas nuevas.

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentarer


REVISA NUESTROS CURSOS Y TUTORIALES
Obtén acceso a tutoriales, charlas y contenido exclusivo.
Inicia la conversación
Sé el primero en publicar en esta categoría.
bottom of page