top of page

EL PROCESO SENSORIAL DE MI HIJO PT2

Actualizado: 10 feb 2023


El proceso sensorial de mi hijo pt. 2

La estimulación sensorial no está limitada a los cinco sentidos tradicionales: vista, tacto, gusto, oído y olfato. La intercepción es un sentido menos conocido que permite que usted entienda y sienta lo que ocurre en su cuerpo. Los niños que tienen problemas con la intercepción pueden tener más dificultad con el entrenamiento para ir al baño o un umbral del dolor inusual.

-Mi hijo, no toleraba que le cortaran el cabello, las uñas o lavar sus dientes y aunque ya controla esfínteres, no logra retener orina y frecuenta el baño muchas veces al día-.


Los otros dos sentidos, la conciencia del cuerpo (propiocepción) y la orientación espacial (el sentido vestibular), también pueden afectar a los niños con dificultades sensoriales. Los niños que evitan las sensaciones pueden tener dificultad para reconocer dónde está su cuerpo en relación con otras personas o el entorno. O pueden ser cautelosos al usar el equipo del parque infantil como los columpios.

-Mi hijo rechazaba el columpio, pero ahora le encanta el deslizador y si es con agua mejor, incluso a velocidades un poco peligrosas-.



Las dificultades del procesamiento sensorial no son un diagnóstico en sí mismas, pero a menudo coexisten con dos condiciones: el TDAH ( El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos del neurodesarrollo ) más frecuentes de la niñez. y el autismo. Sin embargo, los niños no deben tener autismo para tener dificultades del procesamiento sensorial. Somos muchos padres que ya hemos recorrido ese camino y aunque mi historia y otra no debe ser igual a la suya, seguramente sí es parecida y aquí comparto algo esencial.

Por ejemplo, los niños que tengan cualquiera de estas condiciones podrían necesitar moverse constantemente. No obstante, los motivos serían diferentes.


Al igual que los niños con TDAH, los que tienen dificultades del procesamiento sensorial pueden experimentar ansiedad.


Hay muchos recursos y servicios de apoyo disponibles que ahora les comparto:


  1.          Aprenda sobre las necesidades de su hijo.     2.          Infórmese bien sobre los servicios educativos y terapéuticos, de su seguro médico y los que la comunidad a veces ofrece.No hay dos niños autistas que sean iguales y, en calidad de padre, usted es un experto en su hijo.

Los niños con alteración sensorial pueden tener retrasos en el lenguaje o problemas para comunicarse con los demás. Pueden tener conductas extrañas o repetitivas o problemas de aprendizaje. No hay dos niños autistas que sean iguales y, en calidad de padre, usted es un experto en su hijo.

Por lo tanto, cuando hable con sus médicos o terapeutas, hágales muchas preguntas. Explíqueles lo que le preocupa. Y, si no le satisfacen sus respuestas, considere la posibilidad de obtener una segunda opinión.

Cuando se sienta cómodo con el diagnóstico de su hijo, aprenda sobre todas las opciones de tratamiento que pueden incluir la terapia y los servicios educativos.


3.          Encuentre un jardín de infancia para su hijo si lo necesita.  Por ley, en la mayoría de los países, los jardines de infancia no pueden discriminar a los niños con necesidades educativas especiales.     4.          Únase a grupos sociales de redes (Facebook) de padres o terapeutas que manejen el tema. El hecho de relacionarse con otras personas que están atravesando desafíos similares a los suyos, le puede ayudar a aprender nuevas formas de afrontar la situación.

Cuando su hijo vaya creciendo, búsquele oportunidades para que pueda socializar con otros niños de su misma edad y poner en práctica las habilidades que haya aprendido en terapia. Los padres de niños de pocos años y de preescolar pueden considerar la posibilidad de asistir a clases para madres e hijos o de organizar reuniones con niños de edades similares en su vecindario. Esos encuentros pueden ser una valiosa oportunidad de aprendizaje social para su hijo.

Si es posible, inscriba a su hijo en clases de aprendizaje de habilidades sociales. Están pensadas específicamente para niños que necesitan una ayuda adicional para relacionarse con los demás. Los niños aprenden cosas como establecer contacto ocular, adoptar turnos y compartir. La mayoría de las clases las imparte un terapeuta o un trabajador social.

Y no se olvide de las oportunidades sociales para sí mismo y para sus otros hijos. Muchas localidades disponen de grupos de apoyo para padres o hermanos de niños con autismo.


5.          Busque apoyo cuando lo necesite.  La vida con un niño pequeño que tiene alteración sensorial puede ser agobiante. Por eso, es importante que se tome momentos de descanso y que pida ayuda cuando la necesite. Le puede costar al principio, pero le permitirá dedicar más tiempo y energía a su familia.

O sea que pida ayuda a otro miembro de la familia en tareas como lavar la ropa o preparar la comida. Llegue a acuerdos con su pareja sobre el cuidado de su hijo para que ambos puedan disfrutar del tan necesario tiempo para uno mismo. O si le es posible Contrate a un cuidador que se sienta cómodo cuidando de su hijo.


Tenga presente, que ni las historias ni los niños son iguales, esta es la mía. Gracias a Dios por mi intensidad profesional y el gran amor por mis hijos he logrado entender y llegar al interior de su sentir, de su actuar, de aprender sobre el autismo y el trastorno sensorial para ayudar a mis hijos y a quien necesite apoyo.

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


REVISA NUESTROS CURSOS Y TUTORIALES
Obtén acceso a tutoriales, charlas y contenido exclusivo.
Inicia la conversación
Sé el primero en publicar en esta categoría.
bottom of page